La moción de censura fue promovida por la oposición y durante su desarrollo varios parlamentarios sostuvieron que el ministro Guillermo Botero no es una persona idónea para estar al frente de las Fuerzas Armadas.

Los representantes que convocaron el debate cuestionaron su credibilidad y le endilgaban responsabilidad por muertes de líderes sociales, excombatientes de las Farc y el presunto resurgimiento de los ‘falsos positivos’.

Ante estos señalamientos, Botero afirmó que el Ejército es una institución que “respeta los derechos humanos, el Derecho Internacional Humanitario y la Constitución”.

El funcionario agregó que “cualquier servidor público, cualquier integrante de la fuerza pública que actúa fuera de esta norma actúa de manera individual, porque esa no es nuestra política”, al tiempo que pedía pruebas de los señalamientos proferidos por la columnista María Jimena Duzán.

Sobre las 11 de la noche el presidente de esa corporación, Alejandro Chacón, cerró la sesión y pospuso la votación para el próximo jueves.

Sin embargo, todo parece apuntar a que ni siquiera con dos días de plazo se alcanzará a conseguir apoyo suficiente para que la moción fructifique. “Con el apoyo del CD, Cambio Radical, los liberales, los conservadores y La U, el ministro se salvaría de la moción”, señala Semana.

“Solo algunos representantes como el liberal bogotano Juan Carlos Losada o el valluno de La U John Jairo Cárdenas se han sumado a la moción que presentó la oposición”, comentó a su vez La Silla Vacía.