La declaración de la funcionaria se dio en medio de la Mesa por la Vida que se adelantó en Puerto Asís, Putumayo, con el objetivo de promover la protección de los líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Allí, puntualmente, señaló, citada por Blu Radio:

“Aquí mueren más personas por robo de celulares que por ser defensores de derechos humanos. Parece mentira, pero hay que defender a los colombianos y hay que seguir defendiendo a los líderes, por supuesto, y en eso estamos”.

Arango aseguró que el porcentaje de crímenes de líderes sociales “es mínimo” y que con 107 casos solo alcanzó el 1 % de los 12.577 asesinatos en el país durante el 2019.

Las palabras de la ministra fueron vistas como desafortunadas y como un intento de minimizar la violencia contra los líderes sociales, aunque ella aseguró que con eso no buscaba restarles importancia.

Al respecto, Pedro Viveros, analista del programa ‘Voz Populi’ de esa emisora, dijo que si con esto la ministra “intentó resolver un problema, lo que hizo fue abrir dos porque el robo de celulares también compete a la autoridad nacional, que es la Policía y, en este caso, es el Gobierno Nacional el que debe responder para que no haya tantos robos de celulares en Colombia y por el otro lado debe evitar los asesinatos de líderes sociales”.

Además, agregó que el considera que más que desafortunada, le parece “totalmente inoportuna porque cuando uno trata de resolver un problema tiene que evitarle al Gobierno Nacional la creación de uno adicional. El debate ahora se va a centrar en que la ministra tiene que responder” por las dos situaciones.

Por otro lado, en la mesa de dicho espacio de Blu Radio plantearon que es probable que el presidente Iván Duque ahora deba salir a hacer las correcciones pertinentes sobre la afirmación de la ministra, justamente la jefe de la cartera política del Gobierno.

Además, esta no es la primera salida en falso de Arango, pues hace pocas semanas cuando aún ocupaba el Ministerio del Trabajo ofendió a los ingenieros de sistemas al decir que solo se les necesitaba dos horas en una oficina, mientras hablaba de cambios a la hora de contratar.

Entre tanto, el diálogo de este martes fue convocado por el procurador, Fernando Carrillo, para tratar “la situación humanitaria que ha puesto en peligro la vida de los campesinos, los indígenas y las comunidades afro que habitan el territorio. Pero sobre todo porque esta población se comprometió con la paz”.

Justamente, en su intervención el jefe del Ministerio Público propuso que se debe institucionalizar la Unidad Nacional de Protección en el territorio y “se debe ‘desbogotanizar'” , con una sede en Tumaco y realizar un Comité de Evaluación del Riesgo y Recomendación de Medidas en el Putumayo.  También dijo que “se requiere un contacto directo con la comunidad para la efectividad de los mecanismos de protección”.

A la cita también asistieron la Defensoría del Pueblo, USAID Colombia —que es la agencia responsable de la asistencia social y económica del gobierno de EE.UU. en Colombia— y la Comisión de la Verdad.