El alcalde de la capital antioqueña tomó esa decisión por el aumento de fiestas y celebraciones que se vienen presentando en su ciudad, dijo en una rueda de prensa, difundida por Telemedellín, lo que es un riesgo para que se propague el coronavirus.

“Lamentablemente, el fin de semana pasado, la Policía tuvo que intervenir 1.877 fiestas. Esto no es aceptable. Por esto, todos los fines de semana, hasta que termine la pandemia, habrá ley seca. Además, los puentes van a tener toque de queda“, declaró el mandatario paisa.

Quintero Calle dijo que la decisión fue difícil de tomar, pero es para que la gente de Medellín deje de pensar que la emergencia “es una fiesta y que se pueden ir de paseo”.

Además, hizo un llamado para que la ciudadanía deje de lado los mitos conspirativos que se han hecho alrededor de la toma de pruebas de COVID-19, y que los profesionales de la salud puedan hacer su trabajo.

Medellín ha sido una de las mejores ciudades calificadas por el manejo que le ha dado a la pandemia. No obstante, los contagios en la última semana se han dado aceleradamente, justamente, cuando la Policía ha tenido que terminar miles de fiestas clandestinas, alrededor del país.