Con este tipo de giros, los conductores tienen más problemas por el volumen de peatones que cruzan la calle. Esto hace que aumenten las probabilidades de que los transeúntes resulten heridos o incluso mueran por una eventual colisión con vehículo, señaló un estudio de la Universidad Nacional.

Algo similar ocurre con las vías en donde hay flujo bidireccional (con tránsito en ambos sentidos), informó la investigación.

“Dentro de la infraestructura vial, las intersecciones se presentan como principales generadoras de inseguridad vial, dados los conflictos entre las maniobras de múltiples accesos”, comentó Basilio Restrepo, experto en infraestructura y sistemas de transporte, a la Universidad Nacional.

Por otra parte, este trabajo determinó que las intersecciones en 3 accesos (conocidas como cruces en T), son poco propensas a investigaciones, indicó Restrepo.

Restrepo comentó en las mismas declaraciones que la presencia de la cebra peatonal contribuye a disminuir los accidentes.

Con respecto a los resultados de esta investigación, Alexander Reyes, experto en seguridad ciudadana, expresó que en el caso de Bogotá, la ciudad no es sostenible en esta materia, puesto que no se pensó en agentes como los peatones y los ciclistas: Bogotá “fue construida para los vehículos”, dijo en Citytv.