La tragedia se conoció cuando el papá de la niña, que iba a su casa cada 8 días por su trabajo de minero, encontró a su hija tendida en la cama sin vida, y con varias puñaladas, indicó Extra.

Cuando él cuestionó a la madre, una joven de 21 años identificada como Kimberly Lisbeth Monaga Carrillo, por lo sucedido, ella aceptó, de acuerdo con el diario, que había asesinado a la menor de 3 años.

Inmediatamente, el papá de la víctima llamó a las autoridades para que capturaran a la mujer, quien sufriría de “problemas mentales”, según el padre de la niña muerta.

Vecinos mencionaron que la mujer se comportó como si tuviera trastornos mentales horas antes del asesinato, dijo el portal local Área Cúcuta, y que advirtió que iba a matar a la niña, mientras corría con ella en brazos, agregó Extra.

La joven mamá fue trasladada por la Policía a una estación, luego de que los residentes del barrio de Cúcuta intentaran lincharla.