La pequeña fue descubierta en medio de un operativo que adelantaron la Policía, la Personería, Migración Colombia y el ICBF, en el barrio Antonia Santos, en donde encontraron que la pequeña estaba en brazos de dos mujeres de nacionalidad extranjera que no supieron explicar su parentesco.

Según explicó a medios el secretario del Interior de Bucaramanga, José David Cavanzo, las dos extranjeras “estaban instrumentalizando a una niña para explotación”, pues la usaban para despertar lástima y mendigar en las calles de la capital santandereana.

“Eran dos mujeres que, por denuncias ciudadanas, habían tenido una actuación sospechosa […] cuando se les piden los documentos, se encontró que no había ningún parentesco entre la menor y las dos mujeres de nacionalidad extranjera”, aseguró el funcionario.

Cavanzo dijo que las dos mujeres fueron capturadas y que tendrán que responder por el delito de explotación de menores, y confirmó que en este procedimiento también se rescataron otros tres niños que eran usados para la mendicidad.

El general Luis García, comandante de Policía en la capital, explicó que los operativos se vienen adelantando principalmente “en los semáforos”, pues allí es en donde más se denuncia la presencia de menores.

La Alcaldía de Bucaramanga publicó imágenes del procedimiento y allí se observa que a los niños los tenían en la calle en precarias condiciones, y CM& Noticias informó que las autoridades encontraron que la madre de la bebé “la alquilaba por 10.000 pesos”.

Niños explotados por venezolanos para la mendicidad serían drogados

Al respecto, el concejal Jaime Andrés Beltrán hizo una denuncia y es que esta reprochable práctica de ‘alquilar’ niños para la mendicidad se presenta en varias ciudades del país, y que se incrementó “con la llegada de migrantes” al país.

“Lo preocupante es que la farmacia que vendía medicinas psiquiátricas para dopar niños aún sigue funcionando, pero ya sin letrero”, agregó el concejal en Noticias Caracol, en donde dijo que se encontró que los menores son drogados para que permanezcan dormidos durante toda la jornada.

Esta es la denuncia del concejal Beltrán