Esto por cuenta de diferentes elementos que fueron encontrados en su lugar de reclusión: una bicicleta elíptica, una máquina para masajes y otros que están prohibidos por el Inpec, según describe El Espectador.

Pese a que el hallazgo se dio hace varios días, hasta esta semana se conoció que el traslado de cárcel se dio en agosto pasado. El hecho cobra importancia luego de la fuga de Aída Merlano y de los lujos que también fueron encontrados en su celda días después.

Además de los mencionados, El Espectador señala que Iván Moreno recibió beneficios para ingresar otros objetos que no son permitidos por el ente que administra las cárceles del país, muy cuestionado en los últimos días.

Entre los que elementos que detalla ese diario se encuentran también: “Computador portátil Apple, licuadora, nevera, hielera, un juego de copas, horno microondas, cafetera, sanduchera, sartén eléctrico, parlantes, un ipad, comedor de cuatro puestos, 12 memorias usb, entre otros elementos”.

Pero ahí no queda todo. Ese medio asegura que Moreno, que fue congresista varios años, también se ha beneficiado de salidas de la cárcel para citas de odontología; la más reciente fue en junio pasado.

Blu Radio, por su parte, cita a Jorge Contreras, director regional del Inpec en Santander, que describe cómo fue el operativo en el que encontraron los objetos no permitidos en la celda.

“Verificamos los elementos que tenía el señor Moreno Rojas y encontramos que algunos estaban permitidos y otros no. Fueron retirados y entregados a su familia. Por eso estamos investigando qué sucedió y qué funcionario es responsable de esta situación”, detalló Contreras.