Todo comenzó por un mensaje que la concejal de Bogotá Ana Teresa Bernal compartió en Twitter, que decía: “Claudia López es una hijuep*%$#”.

El secretario de Gobierno de la capital, Luis Ernesto Gómez, le reclamó a Bernal por “promover el insulto y violencia verbal”. Fue cuando el senador Gustavo Petro salió en defensa de la concejal.

“No soy amigo del insulto verbal, pero muchas veces la corrección en las palabras ha escondido en nuestro país la complicidad, por décadas y siglos, con los genocidios y con el salvajismo violento y físico contra los pueblos”, escribió el exlacalde en Twitter.

Ese mensaje lo criticó Zuleta, que en el programa radial ‘Mañanas blu’ (de Blu Radio), por considerar que era un “aval” al insulto contra la alcaldesa de Bogotá.

“¿Petro por qué se mete ahí? Avala el putazo, pero sin avalarlo. Dígalo de frente, Néstor [Morales], Petro se mete de sapo a avalar un putazo para decir que es que en este país los genocidios, y toda esa carreta…”, reprochó el periodista.

La emisora se comunicó con la concejal Bernal para conocer por qué compartió tan deplorable mensaje, pero ella dijo que no había compartido ese mensaje, y que creía que le habían hackeado su cuenta.

“No puedo ahorita demostrarlo, pero hubo varias situaciones que se presentaron y ya estamos sobre ellas, pero yo no he hecho una cosa de hacerle una ofensa o una grosería a la alcaldesa”, se defendió la funcionaria.

Los periodistas del medio hicieron énfasis en que los políticos suelen decir que fueron hackeados cuando “se les suelta la lengua” por redes. No obstante, los comunicadores creyeron en la versión de Bernal, que tampoco sabía que Petro había salido en su defensa, aunque consideraron que tal vez no se trato de un hackeo, sino de la opinión de una persona que le maneja las redes sociales a la concejal.