Moreno dijo a María Jimena Duzán que al pisar suelo colombiano lo llevaron a una oficina, donde le entregaron “saludos” del fiscal Francisco Barbosa.

“Que llegue bien, llame a su casa, llame a su abogado”, le habrían dicho, pero también asegura que le hicieron una “recomendación”:

“Acá entre nos. nos disgusta que hable con este periodista, este periodista y este periodista. No lo vaya a hacer porque eso va a molestar al fiscal. Dentro de esa lista estaba usted (Duzán), Daniel (Coronell) y estaba (Gonzalo) Guillén“, contó.

Si eso es cierto es muy grave porque ese no es papel de la Fiscalía, [sino] buscar la verdad e investigar, incluso si la corrupción es dentro del organismo”, concluyó la propia Duzán.

Fiscalía desmiente que se hubiera sugerido que Moreno no hablara con Duzán, Coronell y Guillén

Un par de horas después de que se conociera la entrevista de Moreno, el ente investigador respondió indicando cómo había sido el procedimiento desde que el exfiscal arribó al país.

Un comunicado detalla que el exfuncionario habría estado en el búnker de la Fiscalía mientras se decidía dónde recluirlo, pero que en ese tiempo no habría podido entrar en contacto con nadie porque así lo establecen los protocolos de bioseguridad por la pandemia de COVID-19.

Con esto la institución concluye que no habría sido posible que nadie le hiciera las advertencias que dijo haber recibido.

“Las declaraciones entregadas por el sindicado Luis Gustavo Moreno a un medio de comunicación son totalmente falsas, por cuanto no le fue enviado ningún mensaje por parte de los directivos de la Fiscalía ni se prohibió que hablara con periodistas”, concluye el comunicado.

Este es el segmento de la entrevista en el que Moreno habla del tema: