Fue juez primero promiscuo municipal de Usiacurí entre 2014 y 2018, y fue en ese lapso que se dio la reunión con Pulgar. El año pasado cuando destapó el escándalo se desempeñaba como contratista de la Superintendencia de Servicios Públicos.

En julio de 2020 el Daniel Coronell difundió el ofrecimiento que le hizo Eduardo Pulgar al entonces juez para que beneficiara a unos amigos suyos que querían obtener el poder de la Universidad de Barranquilla y, pese a que el senador enfrenta investigaciones, la peor parte hasta ahora se la ha llevado el juez.

En su columna de esta semana en Los Danieles, el exjuez habló con el periodista y le confesó que contó cómo ha vivido el exilio al que tuvo que someterse pues comenzó a recibir amenazas luego de difundir el audio que grabó de dicha reunión en la que le ofrecieron ‘200 barras’.

El columnista cuenta que el hombre, oriundo de Neiva, ahora vive en un lugar en el que el clima alcanza los 7 grados centígrados bajo cero, aprendió a sentir el frío que “cala en los huesos” y el frío de “estar solo” porque no solo tuvo que dejar su país atrás, sino también su familia desde septiembre pasado.

Coronell dijo que Rodríguez Cáez prefiere mantener el lugar donde está en reserva porque “piensa que sus enemigos tienen brazos largos”. Lo cierto es que está en un lugar de donde apenas está aprendiendo el idioma y debe “salir adelante con el vocabulario de un niño de 4 años”.

Está desterrado y “al borde de la mendicidad”, señala el columnista.

Pero eso no es todo, el periodista dice que el exjuez ha perdido al menos 19 kilos porque no todos los días puede tener las tres comidas, además que sus conocimientos de abogado no le sirven mucho porque no puede trabajar y menos hasta que lo consideren como asilado.

“Con autorización quizá pueda encontrar un trabajo como obrero de construcción o en una fábrica; y eso, si logra amansar un poco el idioma”, agrega.

Aun así no se ha arrepentido de haber denunciado el delito y la corrupción de algunos hombres poderosos en el Atlántico y que sigue acudiendo a todas las diligencias a las que las diferentes autoridades lo citan para investigar el hecho.

¿Qué ha pasado con Eduardo Pulgar?

Mientras tanto, a Pulgar no solo lo alcanzó este escándalo sino también uno que lo relaciona con uno de tantos desfalcos a la salud.

Pese a que está internado en la cárcel, Coronell dice que en realidad está “alojado como un huésped VIP. Está a todo dar […] Vive a cuerpo de rey en La Picota y degusta exquisitas viandas mientras espera que su estrategia prospere”, y explica:

“Este viernes que acaba de pasar estaba citado a una audiencia para que la Procuraduría iniciara el juicio disciplinaria contra él después de las maniobras dilatorias impulsadas por su defensa. Pero, tan de buenas, que el Inpec pidió que se cancelaran todas las audiencias, justamente ese día, para hacerle mantenimiento a los computadores”.

Con todo ello, Pulgar logró lo que venía advirtiendo Coronell hace tiempo y es que su caso quedará en investigación bajo la administración de la nueva procuradura, Margarita Cabello, su amiga personal.

Y mientras tanto, el conocido abogado Jaime Granados, apoderado de Pulgar está “tratando de invalidar las pruebas para sacar impune al legislador”, y además ha intentado sacarlo de prisión apelando a su salud.