Esa magistratura falló en segunda instancia una tutela que ordena a El País de Cali, que en un plazo de 48 horas, distorsione la imagen de un ciudadano en un video que se volvió viral.

El tribunal determinó que el periódico debía ocultar “el rostro del señor Andrés Ramírez Urbano del video posteado en su página web, hasta que cuente con la autorización del titular para publicarlo”, recoge el editorial de El Espectador.

En tal sentido, los magistrados tumbaron una decisión de primera instancia, proferida por un juzgado de la capital vallecaucana, argumentando que a Ramírez Urbano se le estaba vulnerando el derecho al buen nombre, la dignidad y la honra.

Tal decisión encendió las alertas en el país porque podría prosperar una tesis mediante la cual se impondría en Colombia una especie de censura previa, prohibida constitucionalmente, que convertiría el oficio periodístico “en una actividad complicada, lenta y casi condenada al silencio”, señaló Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, a El País.

Esas declaraciones fueron recogidas también por el diario El Tiempo que se sumó al rechazo hacia el fallo del Tribunal de Cali y añadió que espera que la Corte Constitucional revise la providencia para evitar un “un grave precedente legal para el futuro ejercicio de la tarea periodística”.

A su vez, El Espectador retomó la importancia de que este tipo de noticias puedan ser difundidas ampliamente, en especial si son del interés público.

“Si se impone un estándar de tener que pedirle permiso a cualquier persona antes de publicar algo, ¿qué se va a poder informar de manera diligente y eficaz? ¿Se imaginan los magistrados, por ejemplo, a las personas involucradas en los múltiples escándalos tipo “usted no sabe quién soy yo” autorizando que se den a conocer esos hechos? ¿No es eso un asunto de interés público? Lo mismo con los sobornos, las riñas, los accidentes y las imprudencias detectadas en las calles: todas son noticias que las personas necesitan conocer”, expresó el editorial del periódico.