Al parecer, estaría en ciernes una serie de movidas estratégicas dirigidas desde la Casa Blanca para contribuir a una supuesta división entre los círculos de poder del Partido Socialista Unido de Venezuela.

De acuerdo con esa agencia, un hombre cercano a Donald Trump se habría reunido en Caracas con Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, con varios propósitos, entre ellos, el de garantizar que no recibirá represalias tras una hipotética salida del poder del presidente Nicolás Maduro.

Además, la fuente confirmó a AP que se acordó una segunda reunión con Cabello que, para las autoridades estadounidenses, ha incrementado su influencia en algunos sectores incluidos el de la defensa, mientras que el presidente Maduro parece que está perdiendo el respaldo político y militar.

“Como jefe de la Asamblea Nacional Constituyente, Cabello tiene la autoridad para destituir a Maduro, un cargo que podría ser útil en cualquier transición negociada”, subrayó la agencia.

No obstante, el cable de AP también aclara que la intención de Trump no sería la de sustituir a Maduro por Cabello, debido a que sobre el exmilitar de 53 años existen sospechas de haber participado en “enormes actos de corrupción, narcotráfico e incluso amenazas de muerte hacia un senador estadounidense en funciones”.

Asimismo, la supuesta reunión secreta de Diosdado Cabello con un intermediario de Estados Unidos no sería la única ni tampoco sería una actividad aislada, pues según esa agencia ha habido contactos indirectos con Vladimir Padrino, ministro de Defensa, y Néstor Raverol, ministro del Interior y Justicia, añadió AP.