La cirugía se hizo en la Clínica Imbanaco, del sur de Cali, donde se utilizaron “las técnicas más modernas” para que Montenegro pudiera recuperar sus extremidades, luego de que la comunidad le amputara una, al parecer, porque se robó una bicicleta.

Al respecto, el gerente del hospital, Rafael González,  le dijo a Noticias Caracol, que el paciente ” ya está con algunos movimientos en su mano”, y esperan que siga evolucionando. 

En el procedimiento, agregó Semana, al supuesto ladrón no solo le implantaron la mano amputada, sino que le reconstruyeron la otra que estaba a punto de perder, por las heridas que le dejaron con un machete.

El joven, que tras la cirugía aseguró que estaba “relajado pero ofendido”, tenía el 90 % de su mano izquierda afectada, pero los médicos caleños pudieron rescatarla.

Por el presunto caso de justicia por mano propia, que ya se ha repetido en otros sectores de Cali, las autoridades buscan a la persona que le cortó la mano a Montenegro, pues podría ser condenado hasta 22 años de cárcel.

Del señalado ladrón se conoció que fue condenado en 2017 por el delito de hurto, sentencia que cumplió y por eso está libre, confirmó el comandante de Policía de Cali, general Juan Carlos Rodríguez.