Milton Fabián Montenegro, el joven acusado de participar en el robo de una bicicleta y a quien le amputaron su mano derecha con un machete, continúa hospitalizado en la clínica Fundación Valle del Lili de Cali. El presunto ladrón tiene nulas posibilidades de recuperar la parte del cuerpo que perdió ya que esta quedó botada en el lugar de los hechos, y las autoridades no se percataron de levantarla y trasladarla al centro médico con los cuidados respectivos.

Sin embargo, ahí no para la pesadilla que está viviendo Montenegro. De acuerdo con el diario El Tiempo, el joven podría perder su mano izquierda también. “Está con el riesgo de perder la otra mano por las graves lesiones que también recibió por ese machete, como lo indicaron en la Policía y en la Fiscalía”, indicó el periódico.

A Montenegro le amputaron su mano el sábado pasado, cuando se movilizaba por el barrio Los Naranjos, ubicado en el distrito de Aguablanca. Luego de que los vecinos del sector lo atacaran de esa manera, al señalado ladrón quedó sentado en el piso esperando la llegada de las autoridades, que lo llevaron hasta la clínica.

La Policía en Cali confirmó esta semana que Montenegro fue condenado en 2017 por el delito de hurto, y que, según versiones, lo sorprendieron robando otra vez. “Según información que tenemos, él ya había sido condenado a 16 meses y 3 días con una pena privativa de la libertad por el delito de hurto calificado. Ya había salido, pues cumplió su condena y nuevamente estaba en las calles”, confirmó el comandante de Policía en la capital del Valle del Cauca, general Juan Carlos Rodríguez.

La versión de que el joven había participado en el robo de una bicicleta fue confirmada por el secretario de Seguridad de Cali, Carlos Rojas, quien explicó: “Entendemos que sucedió un presunto robo a una persona que se movilizaba en una bicicleta. Hay una reacción de personas que estaban cerca del sitio, y esta persona es retenida y se produce este hecho en el cual le cortan la mano”.

Ahora las autoridades están tras el paradero de la persona que le amputó la mano al señalado ladrón, ya que a podría ser merecedor de una condena de entre 10 y 22 años de cárcel.

Tanto en Cali como en otras ciudades del país, la Policía les ha pedido a los ciudadanos que no traten de ‘hacer justicia’ enfrentando a los ladrones de formas tan violentas como las que se han reportado en las últimas semanas. Este caso demuestra que a los agresores de los delincuentes, cuando se sobrepasan, también les recaen consecuencias penales.