Durante ese tiempo que la joven permaneció secuestrada en el barrio El Gaitán de Neiva, el hombre —que tiene su misma edad y tenía una relación sentimental con ella hace 3 años— tampoco le suministró alimentos ni agua y la mantuvo desnuda.

Por la preocupación de su mamá Yudy Uribe, lograron rescatarla. El 2 de junio la internaron en la UCI del Hospital Universitario de Neiva, pero falleció el pasado domingo a la 1:30 de la mañana, 11 días después de luchar por su vida.

Emma Sastoque, gerente del Hospital, lamentó el deceso de la víctima y le contó a Agencia Informativa 180 grados que en su momento ingresó con “muchos traumas en el cuero cabelludo, la base del cráneo, el tórax y el abdomen”.

Pero eso no fue todo, el coronel Héctor Ruiz, comandante de la Policía de Neiva, añadió en ese medio local que la joven presentó un trauma craneoencefálico severo, y que a raíz de los golpes tuvo una fractura en una de sus costillas que a su vez causó la perforación de un pulmón.

Además, la víctima tenía una herida a la altura de su seno derecho; “no se sabe si pretendía cortarle el seno o simplemente generarle esa herida allí”, puntualizó el oficial. Trujillo se embriagaba y “bajo las sustancias alucinógenas, la golpeaba con objetos contundentes para accederla sexualmente” en repetidas ocasiones, indicó el Diario del Huila.

Los diferentes “vejámenes” y situaciones de maltrato físico y sexual a los que el hombre sometió a su pareja sentimental fueron calificados por el coronel Ruiz como un “escabroso caso que parece una película de terror”.

Mientras tanto, con la voz entrecortada, la doctora Sastoque aseguró que hizo todo lo “médica y humanamente posible” pero que desde su ingreso la joven tuvo “más de cinco paros cardiorespiratorios” y fue imposible salvarle la vida.

Hace una semana, cuando la joven aún luchaba por sobrevivir, su mamá habló con La Nación y dijo que el “joven es un monstruo porque ningún ser humano hace esto contra otro. Él no tiene corazón y no tiene perdón de Dios”.

La mujer describió a su hija en Noticias Caracol como una “niña juiciosa, muy estudiosa, ordenada, una niña a la que le gustaban las artesanías, las manualidades” y que soñaba con ser bióloga marina. Además, clamó por justicia y porque el asesino de su hija no vaya a quedar libre.

Trujillo fue capturado el mismo día que rescataron a Pérez y permanece detenido a la espera de enfrentar un juicio por feminicidio agravado, lesiones personales y violencia intrafamiliar.

¿Violencia intrafamiliar?

Si es víctima o conoce algún caso en el que se presente este delito puede hacer la denuncia en las siguientes líneas:

– Línea Nacional: 155
– Policía Nacional: 123
– Fiscalía General de la Nación: 122
– Línea Púrpura en Bogotá: 018000 112137. WhatsApp: 300 755 1846
– Instituto Colombiano de Bienestar Familiar: 018000 918080.
– Línea de Protección para niños, niñas y adolescentes: 141. WhatsApp: 320 239 1685 – 320 865 5450 – 320 239 1320.