Por lo menos eso sugirió El Tiempo en sus secretos de este domingo, donde indicó: 

“Gustavo Petro llamó a Jorge Rojas, el otro precandidato del movimiento [Colombia Humana] que finalmente no fue el escogido, para conversar con él. Según contó el propio Rojas, Petro le ofreció ser el jefe de debate de [Hollman] Morris y de su lista al Concejo de Bogotá. Eso no le gustó para nada a Rojas, quien declinó”.

Rojas, que había seguido fielmente las solicitudes de su exjefe no solo cuando hizo parte de su gabinete, sino cuando salió de este (con temas como el proceso de paz, la ayuda a la reelección de Juan Manuel Santos y la aspiración de Petro a la Presidencia, entre otros temas), en esta ocasión tuvo dos argumentos para decirle que no.

El primero es que no le habría parecido correcta la forma en que Morris fue elegido candidato a la Alcaldía de la capital por el partido de Petro, pues considera, en palabras del diario, que la decisión debió hacer sido “tomada democráticamente por una asamblea de Colombia Humana”.

Y el segundo es que él tiene ya otro proyecto político, pues está “encabezando la plancha del partido Farc al cabildo bogotano”, puntualizó el impreso.

Amanecerá y veremos qué pasa entre Petro y Rojas en las elecciones regionales de octubre: ¿se habrán divorciado definitivamente?