Jineth Bedoya se pronunció luego de que el director de la agencia para la Defensa Jurídica, Camilo Gómez, leyera un documento ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en donde el Estado le pide perdón a la periodista.

A nombre del Estado colombiano, reconozco la responsabilidad por las fallas del sistema judicial que no realizó una investigación digna para la víctima, al recaudar 12 declaraciones, y le pide perdón a Jineth Bedoya por estos hechos y por el daño causado. El Estado reconoce que estas actuaciones vulneraron sus derechos a la dignidad y las garantías judiciales”, dijo Gómez en audiencia virtual.

Las palabras que mencionó el funcionario llevaron a que la periodista se pronunciara al respecto en una rueda de prensa, que transmitió El Tiempo, en donde aseguró que “ese perdón parcial que ofreció el Estado colombiano es una bofetada más”.

“En mi caso en particular, es necesario entender que un perdón se puede decir de palabra, pero si un perdón no viene acompañado de acciones es imposible poder pasar la página. Y es imposible pasar esa página cuando te siguen amenazando, cuando te siguen llegando mensajes a tu teléfono privado advirtiéndote que te van a volver a violar. ¿Cómo poder dar el siguiente paso si sigue ocurriendo eso?”, denunció Bedoya.

La periodista dijo que es necesario que el Estado reconozca que ese protocolo que tiene la Fiscalía para atender casos de violaciones sexuales “nunca se ha cumplido” a cabalidad, y que por eso hay miles de casos de mujeres que quedan en la impunidad.

“No es hora de callar ha documentado centenares de casos en donde ese protocolo, que la Fiscalía presentó ayer como el modelo perfecto, es un fiasco, un desastre, una revictimización total”, agregó.

Jineth Bedoya responde a perdón del Estado ante la Corte IDH

Bedoya tampoco lo considera un perdón total porque no se reconoce que las víctimas de violencia sexual en Colombia están desprotegidas por el Estado, pues dijo que si ella, que es una periodista reconocida, lleva casi 20 años luchando porque se haga justicia (desde mayo de 2000 cuando fue violada), la mayoría de mujeres víctimas nunca llegan a considerarlo.

“Si eso le hacen a una persona que tiene acceso a todos los niveles como Jineth Bedoya, imagínense cómo trata el Estado colombiano a una víctima que no tiene esa posibilidad”, alegó.

Por eso dijo que “enfrentarse a un juicio es casi una segunda violación”, y pidió a los medios no olvidar las lágrimas y el sufrimiento de millones de mujeres víctimas de violencia sexual.