La historia de esta iglesia evangélica la dio a conocer el diario El Heraldo de Barranquilla, y se especula con que además de la fe religiosa, el presunto evento tendría “un lado más oscuro”.

Según el medio, varios familiares de seguidores de este culto han expresado su preocupación por lo que pueda pasar este jueves, incluida la posibilidad de un suicidio colectivo, como se ha visto a lo largo de la historia del siglo XX.

“Desde que mi hermano entró a esa iglesia ya no quiso compartir con nosotros. Su familia eran ellos. Hacía ayunos prolongados y nos hizo a un lado. Ahora ya ni siquiera nos habla, él dice que va a salvar su alma y que nosotros tendremos el castigo eterno”, le dijo a El Heraldo un pariente de uno de los miembros de esa congregación, voz que se une a la “angustia” de otros familiares de distintos seguidores del culto.

El diario barranquillero dice que trató de contactar a los pastores de esa iglesia (una pareja) para que dieran su punto de vista pero estos se negaron a recibirlos.

Según los vecinos del lugar, los líderes de esa iglesia que pregonan la segunda venida de Jesús son “poco sociables” y mencionan bastante al diablo.

El rotativo señala que las autoridades ya están al tanto de la situación y estarán alerta para que no sucedan hechos que lamentar.