El ente de control determinaría si hubo alguna incidencia en el direccionamiento de los presupuestos, pues tiene documentos que comprueban que oficiales encargados de la compra de los vehículos, que pertenecían a la Dirección Administrativa y Financiera de la Policía Nacional, ahora trabajan en las empresas oferentes, informó CM&.

Algunos uniformados admitieron en una prueba de polígrafo que fueron contactados por esos oficiales, que al parecer fueron retirados de la institución, y que participaron en “las referidas irregularidades”, dice el medio, citando un documento de la Procuraduría.

Los policía que confesaron que hubo contactos con los oficiales que ahora trabajan en las empresas que habrían sido favorecidas fueron cambiados de cargos, señala el informativo, pero siguen activos.

Mientras, las autoridades siguen investigando ese y otros contratos de carros y motos de la institución, que también tendría anomalías.