La broma pesada quedó registrada en un video que se difundió en redes desde la cuenta ‘Sammy el heladero’, y que provocó más críticas que elogios hacia los jóvenes por haber atemorizado a una mujer diciéndole que era positiva para COVID-19.

En las imágenes se observa que los cinco bromistas llegan hasta una vivienda, en el barrio El Pozón, y acordonan el predio con una cinta amarrilla. Cuando la mujer se acerca a la puerta, le dicen que supuestamente está contagiada y que se la van a llevar.

La joven reacciona asestándole una cachetada a uno de ellos, y forcejea con tal de no dejarse sacar de su casa. Es ahí cuando le dicen que “es una broma”, y tratan de tranquilizarla.

Si bien los jóvenes explicaron, en diálogo con El Universal, que su idea era la de “dejar un mensaje a la comunidad de El Pozón que no estaba cumpliendo con el protocolo”, a la Policía no le causó risa el video y por eso emprendió una búsqueda para ubicarlos.

“En redes ha circulado una serie de videos donde estos jóvenes disfrazados de miembros de salud hace una broma a miembros de la comunidad. La Policía no considera este hecho como una circunstancia que debe dejarse pasar sin algún tipo de afectación y de llamado a la cordura”, dijo, a ese medio, el general Henry Sanabria Cely, comandante de la Policía de Cartagena.

El oficial mostró un cartel con los rostros de los bromistas, y horas después los cinco jóvenes se presentaron ante la Policía para asumir su responsabilidad.

Al final, Samuel Rojas (‘Sammy’) ofreció excusas y dijo que el objetivo con su contenido era dejar un mensaje de responsabilidad en Cartagena: “Allá (en El Pozón) muchas personas andan en la calle y sin tapabocas por eso queríamos darles un susto. No pensé que reaccionarían así, que esto se saliera de control o que el video fuese interpretado de otra manera”.