William Pinilla, el denunciante, publicó un video en donde se aprecia una espesa nube de humo que sale de la máquina que hay en el Cementerio del Sur para cremar víctimas de COVID-19, y que se esparce lentamente por el aire.

“El horno crematorio Cementerio del Sur literalmente nos está enfermando, no deja de contaminar. Exigimos su traslado ya”, escribió Pinilla en su Twitter, petición a la que se sumaron los habitantes de esta extensa localidad.

Otro de los que exigió el traslado del crematorio fue el concejal Liberal Germán García, que dijo que desde hace “más de cinco años” le han estado pidiendo a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) “la reubicación” del horno.

“Ahora la alerta y la angustia es por la situación de salud mundial, y los bogotanos de la localidad de Antonio Nariño y circunvecinas soportan esta contaminación”, advirtió el concejal.

CM& Noticias recogió la queja y alertó que hay cerca de 30.000 personas de unos seis barrios que están presentando “afectación respiratoria” por el humo que los despierta a diario y que circula durante todo el día.

El noticiero informó que al consultar con la Secretaría de Salud del Distrito y con la Uaesp la respuesta fue que “los seis hornos crematorios públicos están siendo objeto de ajustes”, y que estas modificaciones obedecen a la alta demanda de cadáveres de víctimas de coronavirus.

Por ahora, el mensaje para la ciudanía es que las autoridades de salud tienen previstas unas visitas a estos crematorios para verificar su operación, pues ya hubo quejas por la misma situación en el Cementerio de Fontibón y en el sector de Chapinero.