La Policía llegó hasta la vivienda, en el norte de Bucaramanga, y entró a la fuerza, ante la negativa de abrir la puerta del hombre, aseguró Vanguardia.

Ahí, los uniformados encontraron el cuerpo “en avanzado estado de descomposición” de una mujer de 64 años que, según el medio, fue identificada como Alejandrina Mancilla.

Ella era conocida entre los habitantes del barrio que, de acuerdo con Blu Radio, la vieron por última vez el sábado 23 de mayo. No obstante, Vanguardia dice que una de las vecinas estaba preocupada porque el viernes una de las hermanas de Mancilla la llamó porque su familiar no le contestaba.

El hijo de la fallecida, que según los medios es un conocido “consumidor de estupefacientes” del barrio, fue detenido y trasladado a una estación de Policía.

El hombre dijo que no tenía nada que ver con la muerte de su mamá, y que desconocía las causas del fallecimiento, reportó el periódico, que no mencionó si el hijo habló de la razón la que ocultó el cadáver por tanto tiempo.

Ahora, Medicina Legal está analizando el cadáver para determinar la fecha y las causas de la muerte de la mujer. El cuerpo no tenía rastros de violencia, señalaron los medios.