La Policía llegó después de recibir un llamado por la situación que se presentó en la vereda San Joaquín del municipio de Candelaria, Valle del Cauca, informó Blu Radio. 

El individuo, que trabajaba como vigilante, utilizó una escopeta para infundir el miedo dentro de la mujer y los niños de entre 2 y 14 años, aunque no se estableció cuál era su objetivo con todo esto, añadió esa emisora.

Sin embargo, las autoridades dieron una pista clave para comprender lo ocurrido. El hombre, aparentemente, habría tenido un episodio errante a causa de enfermedades psiquiátricas que padecería. 

“Tenía un arma de fuego, la cual tiene capacidad de causar mucho daño. Detrás de esta situación hay enfermedades de salud mental y hechos irracionales. Se enfrentará a la justicia”, indicó el general Manuel Vásquez, comandante de la Policía de Cali, en declaraciones recogidas por esa frecuencia radial. 

El operativo, que acabó después de una mediación de 3 horas, logró la liberación de la mujer y de los niños, sanos y salvos, agregó Noticias RCN. 

“Gracias a Dios, todo culminó exitosamente. No hubo necesidad de llegar a la fuerza, a pesar de que todo estaba dispuesto y había suficiente personal de apoyo. Gracias a la persuasión, se logró culminar exitosamente este procedimiento”, señaló María Teresa Lúligo, personera de Candelaria, Valle del Cauca, en palabras recopiladas por ese informativo. 

El individuo deberá responder ante las autoridades correspondientes por sus acciones. Entre tanto, su esposa recibirá acompañamiento psicosocial, mientras que los 4 niños quedaron bajo el cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), concluyó Blu Radio. 

Este es el informe de lo ocurrido, compartido por la Policía de Cali: