En la fotografía se ve a Arias en camiseta, sentado delante de una mesa, y con los brazos sobre unos papeles.

La imagen es la primera que se conoce de él después de haber sido extraditado a Colombia por Estados Unidos, luego de perder en ese país la batalla legal que estaba dando para que fuera admitido como asilado.

Después de que el Centro Democrático hiciera ingentes esfuerzos para que la opinión pública no viera la llegada de Arias a Colombia y lograra que su reclusión no fuera en una cárcel común, sino en una guarnición militar, llama la atención que la foto la difunda el programa que dirige uno de los más acérrimos uribistas, el también exministro Fernando Londoño.

Lo concreto, sin conocer si el propósito real de su difusión es anunciar una entrevista del programa radial con Arias, es que la fotografía se difunde exactamente en el momento en que pasó su primer debate en el Senado la ley a la que se le ha puesto el nombre de Arias, que busca la segunda instancia para los aforados que ya fueron condenados.

Hasta ahora, el caso de Arias se ha situado en el centro del fuerte pulso político que sostiene el uribismo con sus detractores. La imagen del exministro, el éxito o fracaso del trámite de la ley que lo favorecería, y una posible posterior revisión de su caso con una eventual absolución o confirmación de su condena se ha vuelto una cuestión de honor para ambas partes.

En las últimas horas, Arias había vuelto a sonar por la carta que le envió al actor Julián Román, por considerar que el artista lo atacó al comentar en un video su desacuerdo con el trámite de la ley que lleva su nombre.

En esa misiva, Arias adelantó detalles del lugar de su reclusión, algo que también llamó la atención de la opinión pública que ha mantenido el interés por conocer las condiciones en que paga su condena el exministro.

Esta es la fotografía de Arias publicada por ‘La hora de la verdad’: