De estos cuatro oferentes, dos se mostraron interesados en la “provisión” de los buses: ‘Electribus Bogotá S.A.S. y la Empresa de Energía del Pacífico ESP’. Los otros dos, ‘Somos Operación S.A.S. y Empresa Operadora de Transporte Gran Américas’, se presentaron como la opción para manejar la flota de eléctricos.

La Alcaldía explicó, por medio de un comunicado, que de los 594 buses 41 quedarán en reserva, y que los otros 553 se distribuirán para el beneficio de usuarios en cuatro zonas de la ciudad: Suba Centro, Fontibón, Perdomo y Usme.

En este cuadro que compartió la administración Distrital se detallan las zonas y la cantidad de buses destinados a cada una de ellas.

Datos tomados de la Alcaldía de Bogotá

Las propuestas que presentaron estas firmas serán analizadas desde hoy y hasta el próximo 28 de octubre, y de acuerdo a la viabilidad de las ofertas la Alcaldía celebrará la audiencia de adjudicación del proyecto, el 6 de noviembre.

“Los prepliegos exigen que la primera etapa sea 100 % eléctrica, con el fin de dar el primer paso hacia el uso de tecnologías de cero emisiones en el sistema de transporte público de Bogotá”, destacó la administración.

La gerente de Transmilenio, María Consuelo Araújo, aseguró en Caracol Radio, en junio pasado, que este proceso de renovación se dará a partir de 2020. “Van entrando nuevos buses […] y saldrán los buses viejos a chatarrización”, agregó la funcionaria.