La solicitud la había hecho la defensa del acusado en un escrito de 45 páginas, en donde “alegó que era innecesario mantener detenido a su cliente porque no había prueba alguna que permitiera inferir que podría incidir o entorpecer el proceso”, aseguró la emisora.

“El fiscal del caso determinó que sí hay pruebas que señalan que Aníbal Gaviria sí puede entorpecer el proceso penal en su contra”, agregó el medio y dio detalles de las razones por las que se desestimó el pedido del señalado; entre otras cosas, tiene que ver con las “visitas de activistas” que ha recibido en su casa, donde está privado de la libertad, y con el “uso de las redes sociales y dispositivos electrónicos para hacer ruedas de prensa, situación que está restringida para un detenido”.

Cabe recordar que el suspendido gobernador antioqueño es investigado por la Fiscalía por un caso de corrupción: se le acusa de modificar un contrato de mejoramiento y pavimentación de la Troncal de la Paz en 2005, que habría favorecido al contratista con 1.500 millones de pesos.

Esta es la segunda decisión que no sale a favor de Gaviria, en julio fue la Corte Suprema de Justicia la que le ratificó la medida de detención domiciliaria que le impuso la Fiscalía, mientras el político insistía que su privación de la libertad era injusta.