Todo empezó con el concurso que lanzó La W para que sus oyentes más fieles pudieran ganarse un carro Mercedes Benz, y la única condición era escuchar la emisora y responder varias preguntas, en caso de que lo contactaran.

El afortunado fue Javier Iguera, un hombre que se identificó como carpintero y empleado de un negocio de muebles, en el sector del 12 de Octubre, en el norte de Bogotá, y que respondió acertadamente las tres preguntas que le hicieron.

Dos de las preguntas tenían que ver con la ubicación de la casa matriz de Mercedes Benz y con la garantía del carro Clase B-200 Progressive, las cuales el carpintero contestó muy seguro: “La casa matriz está en Stuttgart (Alemania), y la garantía es de 5 años o 100.000 kilómetros, lo que primero suceda”.

Luego de eso le hicieron otra pregunta final sobre temas que se habían tratado en la W Radio, desde las 5:00 de la mañana, y ahí fue cuando le avisaron que se había “ganado el ‘mercho’”, de unos 120 millones de pesos.

“¡Qué emoción, no puede ser! No, hermano, no lo creo. ¿Seguro, Julio, que me lo gané?”, preguntaba el carpintero, pues por un momento creyó que le estaban haciendo “una pega”.

Pero Sánchez Cristo le dijo que era el feliz ganador, y hasta llamó a la esposa del hombre al trabajo para darle la buena noticia. La reacción, como se esperaba, fue de llanto y emoción, lo que contagió a los oyentes.

Se lo merece, porque solo Dios sabe lo bueno que él ha sido con mi hija y conmigo, porque es una persona humilde y trabajadora”, agregó la esposa del feliz ganador.

“Qué alegría, y eso que usted, Alberto (Casas), le disparó demasiado duro. Era casi imposible que ganara”, concluyó Julio Sánchez, que coincidió con varios periodistas en que las preguntas estaban difíciles

Además de la emoción de los periodistas de La W, en redes sociales hubo cientos de comentarios de personas a las que esta historia las impactó tanto que, también, se les escapó una lágrima.