El hombre fue puesto en libertad en España el 30 de diciembre, a pesar de estar en la lista de extradición, después de que Colombia no tramitara a tiempo los papeles para el trámite.

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) se enteró de lo ocurrido cuando “el Zarco” no acudió a una audiencia judicial que tenía prevista el 26 de enero. Además, dijo que había quedado en libertad “gracias a la negligencia del Estado colombiano para tramitar su regreso al país“.

El Movice también denunció la forma “absurda” de proceder del Estado colombiano, que canceló al menos tres audiencias de imputación de cargos mientras el acusado estaba detenido en España por “problemas de conectividad a internet”.

No obstante, la Cancillería se defendió alegando que “actuó en ejercicio de sus funciones como canal diplomático”, y que este tipo de casos lo gestiona directamente las oficinas de la Interpol en cada país:

“La oficina de Interpol Colombia solicitó a la Oficina de Interpol España varias prórrogas para el traslado y, a su vez, pidió a la Cancillería que transmitiera, por el canal diplomático, varias solicitudes de prórroga para realizar el traslado, que fueron transmitidas a las autoridades españolas”, aseguró la Cancillería.

‘El Zarco’, un desmovilizado del Eln, es investigado por cinco casos de entrega de jóvenes inocentes en Cali, y en las poblaciones tolimenses de Coyaima, el Guamo y Potrerito. Además, era una pieza clave para establecer la implicación de efectivos del Ejército Nacional en sus asesinatos.

El exguerrillero había sido detenido el 25 de noviembre de 2018 en España por un delito menor, pero la Interpol notificó a Colombia y comenzaron los trámites para su extradición.