Para adquirir el can, el hombre ingresó a una “reconocida plataforma” por internet, donde se dio cuenta de que un perro de esa raza estaba costando entre 4 y 4,5 millones de pesos, un precio que le parecía demasiado elevado, informó El Tiempo.

Silva continuó la búsqueda hasta que encontró a un supuesta vendedora en Floridablanca (Santander) que le ofreció un cachorro a 2,5 millones de pesos, casi la mitad del precio que inicialmente había visto, indicó el diario capitalino.

Aunque en un principio le generó sospecha el valor del perro, el hombre siguió el proceso de compra; fue en ese momento que la mujer le pidió una fotocopia de la cédula para “extender el certificado de pedigrí, y la factura”, le contó Silva al mismo medio.

A través de WhatsApp, la supuesta vendedora le dijo al padre de familia que debía consignarle al menos 450.000 pesos para oficializar la compra, algo a lo que accedió, pero de lo cual se arrepintió poco después, ya que la mujer desapareció y su cachorro nunca llegó, señaló El Tiempo.

No bastando con lo anterior, Silva fue suplantado: la Policía lo llamó diciéndole que sus datos “aparecían en una plataforma donde ofrecía cachorros y que ya habían recibido dos quejas por intento de estafa”, aseguró el sujeto al periódico.

“Quedé frío”, añadió el hombre, que ya denunció lo sucedido y, por ende, las autoridades ya están investigando, concluyó el diario.