El caso lo dio a conocer el Gaula de la Policía, este lunes, y dijo que entre las víctimas del señalado impostor se cuentan alcaldes, funcionarios y empresarios que fueron contactados por teléfono por falsos miembros de la institución para solicitarles ayuda económica supuestamente destinada a familias de bajos recursos.

Fue así como los investigadores rastrearon varias de estas llamadas y encontraron que un hombre que decía ser general de la Policía era el responsable, y lo identificaron como Julio César Rincón Pacheco, de 42 años, con antecedentes de haber estado involucrado en 9 casos de estafa y en 2 por extorsión. Además, con denuncias por abuso de confianza y violencia intrafamiliar.

Alias ‘Julio’ empleaba el mismo discurso de entrada para ganarse la confianza de los funcionarios a los que contactó: “Señor alcalde, el motivo de mi llamada era para saludarlo y pedirle un gran favor, pues usted sabe que con la situación que se está presentando por la pandemia, especialmente en Antioquia, hay muchas familias necesitadas, y le solicito respetuosamente una ayudita de parte de usted para colaborarles”.

Como los mandatarios locales se mostraban dispuestos a colaborar, la Policía dice que el impostor les enviaba a través de WhatsApp todos los datos para que le hicieran llegar las ayudas por medio de giros o consignaciones, que iban desde 300.000 hasta un millón de pesos.

“Señor alcalde, sería muy grato ayudarles y hacerles llegar a estas familias cualquier granito de arroz”, resaltaba el hombre, cuento con el que lograba conmover a sus víctimas.

Las autoridades aseguran que alias ‘Julio’ ya había sido capturado en 2009 por estafa, y que para ese momento en las llamadas se hacía pasar como supuesto integrante de un grupo armado para cobrar extorsiones. El hombre pasó cerca de cinco años en prisión y quedó libre en 2014, y desde ahí se cree que continuó con los actos delictivos que también había hecho desde la cárcel.

Rincón Pacheco fue capturado en la vereda San Isidro alto, jurisdicción del municipio de Cómbita (Boyacá), y la Policía se percató de que como vivía cerca de la cárcel las interceptaciones figuraban como si las llamadas las hicieran desde ese centro penitenciario.

Las denuncias relacionadas con este caso de estafa con la excusa de la pandemia se hicieron desde 8 departamentos: San Andrés, Cundinamarca (La Calera y Zipaquirá), Casanare, Norte de Santander (Villa del Rosario), Magdalena (zona bananera y Chivolo), Tolima, Caldas (San Juan de Riosucio, Rionegro, Vistahermosa) y Antioquia (Urumita y Granada).