“Para la minga, el Ejército”, es el titular de la columna de opinión que Abelardo de la Espriella publicó en el periódico El Heraldo, y que difundió en Twitter, en donde pidió sacar a los militares “a la calle” porque, según él, “de lo contrario será mucho lo que tengamos que lamentar”.

Entre los argumentos que expone el abogado para sustentar su idea están el de que la minga, supuestamente, hace parte de una “estrategia de la izquierda”, que su intención es “poner contra las cuerdas al Gobierno, y hasta tumbarlo, si les es dado”, y que la marcha pacífica que anunciaron estas comunidades es “de una peligrosidad inconmensurable” en medio de la pandemia de coronavirus.

“La cosa es sencilla: este asunto se puede resolver a través del ejercicio adecuado de la autoridad. Evitar que la minga llegue a Bogotá a sembrar el caos para tratar de derrocar a un gobierno legítimamente elegido y a esparcir un virus letal a diestra y siniestra es un imperativo moral y legal”, escribió De la Espriella.

El autor de la columna plantea dos puntos que, dijo, “dejan sin argumentos” los reclamos de los manifestantes, y es que “el 25,3 % de la tierra en Colombia está en cabeza de los indígenas”, y que “[…] las masacres por las que responsabilizan al Gobierno son la consecuencia directa del crecimiento desbordado de los cultivos de coca que ellos mismos no dejan acabar”.

El abogado relaciona a la minga indígena con grupos al margen de la ley, pues asegura que ha visto “hondear banderas del M19, de las Farc, del Che Guevara y otros ‘demonios del infierno’”, y hasta se pregunta a quiénes beneficia esta marcha y quien financia los gastos para su movilización.

La propuesta de De la Espriella armó controversia en redes entre quienes lo respaldan por considerar que las manifestaciones en este momento podría derivar en un rebrote del virus, y aquellos que le dicen que para evitar que la minga llegue a Bogotá solo necesitaba una cosa: que el presidente Iván Duque dialogara con las comunidades indígenas y escuchara sus reclamos.

Otro punto a resaltar en la columna del abogado tiene que ver con la crítica que le lanzó a la alcaldesa Claudia López, lo que calificó como una ñapa: “La “tripolar” de Claudia López, que bloqueó durante meses todo el comercio en Bogotá, evitando deliberadamente la tan necesaria reactivación económica, hoy funge de entusiasta anfitriona de la minga…”.

De la Espriella también dejó dos ñapas más. Una, para cuestionar el senador Roy Barreras por su defensa a las marchas y su aspiración presidencial, y la otra, para recordar que “el ‘Tigre del Ubérrimo’ subió 11 puntos de favorabilidad en la última encuesta de Datexco”.

Esta es la columna completa de De la Espriella en El Heraldo.