En el documento que cita Semana, Juan Manuel Santos dijo que los señalamientos en su contra no son más que un “montaje fraguado por sus contradictores políticos” que obedecen a un “canibalismo mediático producto de la polarización”.

El exmandatario, que fue acusado de recibir más de 3.000 millones de pesos de Odebrecht para la financiación de su campaña de reelección, aseguró, de acuerdo con la revista, que no hay prueba de ninguna “contribución indebida” y cuestionó al empresario Andrés Sanmiguel, quien fue el que hizo los señalamientos contra Santos.

“Esta persona no tenía ni tiene ninguna prueba concreta que soporte sus afirmaciones. Su credibilidad ha sido seriamente cuestionada por sus propios socios y amigos. Nadie en la campaña conoce o había oído hablar del señor Sanmiguel y uno de sus socios desde España lo calificó públicamente a través de los medios de mentiroso patológico”, escribió Santos en su defensa, asegura Semana.

Además, en el documento también le manifestó al CNE que le “delegó” el manejo de los recursos, no sin antes solicitar que “se extremaran los filtros para evitar aportes ilegales o de dudosa procedencia”, asegura al revista.

Santos concluye aseverando que presentó ante las autoridades correspondientes las cuentas de sus campañas y que estas fueron aprobadas por las mismas, indicó el medio,y por eso, para él “lo importante es que la verdad acabe imponiéndose sobre el odio y la mentira, como debe ser”.