Los jóvenes de 14 y 15 años, estudiantes del prestigioso colegio ubicado en las afueras de Bogotá, habían emprendido su viaje y fueron encontrados en Quibdó cuando un conductor los recogió, informó Luis Jorge Ramírez, padre de Emmanuel a Semana.

El conductor “me dijo que necesitaba que llamara a la Policía para que pararan el carro de él. Él lo hizo de forma muy responsable, porque sabía que en cualquier momento se podían bajar”, indicó a la revista.

El vehículo fue detenido en un retén de la Policía, en donde los menores fueron llevados al Icbf mientras los familiares iban a recogerlos, señaló Blu Radio.

Sara Ortiz, madre de Emmanuel Ramírez, había dicho en el mismo artículo de Semana que su hijo tenía la intención de ver delfines, ballenas y ballenatos.

Ortiz también había señalado que esta acción por parte de su hijo podía deberse al bajo rendimiento que él había tenido en el colegio, puesto que el jueves 19 de junio, un día antes que desapareciera, se le notificó que había perdido 7 materias.