La fisioterapeuta, que comenzó a tener síntomas de coronavirus el pasado 22 de junio, tenía 5 meses de gestación y tanto ella como su bebé (una niña) fallecieron este fin de semana, informó Noticias Caracol.

Fernando Londoño, padre de la víctima, manifestó al noticiero que su hija “no debía haber estado laborando”:

“La directiva de la Clínica de la Costa debió haberla reubicado, pero no reubicarla en la misma clínica”.

En un comunicado compartido en su página web, el centro médico se pronunció frente al deceso de Londoño y expresó “dolor y tristeza” por lo sucedido.

En la misiva, la clínica también señaló que tomó todas las medidas necesarias para evitar que la fisioterapeuta se contagiara de COVID-19.

“Nuestra institución amplió las medidas de bioseguridad hacia ella y limitó completamente su exposición frente a un posible contagio, por lo que se desempeñó como fisioterapeuta en pacientes no sospechosos y/o confirmados de dicha enfermedad. Sus labores fueron centralizadas única y exclusivamente a la atención de pacientes con patologías diferentes a esta”, escribió la Clínica de la Costa.

El centro de salud añadió que el próximo 19 de julio, a las 5:00 p. m., llevará a cabo una eucaristía virtual en memoria de Londoño.