Dejando de un lado los extremismos, según indicó Humberto de la Calle en El Espectador, se lograría establecer un nuevo estilo de gobierno que cambie definitivamente el modelo tradicional del que se queda con la Presidencia hace lo que esté a su antojo, por lo que propuso una elección de candidatos “a la europea y no a la americana”.

De la idea sobre medicina preventiva y médico familiar del jefe del Cambio Radical, mencionó en el medio que se podría integrar con la del esquema de salud con mayor protagonismo estatal del líder de la Colombia Humana, y no descartó el esquema de cuentas atrasadas del presidente Iván Duque.

La propuesta le sonó a Petro; según indicó el rotativo, el senador no tardó en reaccionar desde su cuenta de Twitter señalando que “acepta la propuesta”; sin embargo, puso un punto de diferencia entre los dos, mencionando que lo que busca Humberto de la Calle es una alianza mecánica, mientras que él prefiere partir de “lineamientos programáticos”.

En la idea del excandidato a la presidencia en 2018 también están incluidos Sergio Fajardo y Jorge Robledo (que ya anunció su candidatura a la Presidencia en 2022 hace varios meses); según él, de ellos se tomarían las ideas de educación y asuntos económicos, con la lucha contra la corrupción como eje central, añadió el diario.

Para Sergio Fajardo la idea no es tan descabellada y mencionó en el medio que debería hacerse bajo los parámetros de un acuerdo ético que sirva para recuperar la confianza de los colombianos en las instituciones del Estado y la política nacional. “Estamos convencidos de la necesidad de construir una convergencia política alternativa para 2022, que esté por fuera de los extremos políticos”, advirtió.

La misma opinión la compartió Jorge Enrique Robledo; el senador del Polo Democrático enfatizó en El Espectador en que, aunque es muy temprano para dar esta discusión en medio de la crisis que enfrenta el país por pandemia de la COVID-19, es necesario “agrupar fuerzas” para hacerle frente al candidato a la Presidencia que llegará por el lado del “duquismo”.