La Policía y el Ejército llegaron hasta ese punto y encontraron un “deposito ilegal con 2.009 artefactos explosivos de esta naturaleza”, explicó el general Yuber Aranguren, comandante de la brigada de selva número 27 del Ejército en Noticias Caracol.

Cada uno de esos dispositivos contenía ANFO, un explosivo “conformado por una mezcla de nitrato de amonio, biodiesel o mezclas de hidrocarburos”, según la Industria Militar de Colombia, Indumil.

“Seguramente serían utilizados para afectar a la fuerza pública en el desarrollo de operaciones militares. […] Hubiera podido ser utilizado para el día 21 [de noviembre]; eso es trabajo de inteligencia, lo estamos verificando”, agregó el oficial al noticiero.

El informativo agregó que según información del Ejército, cada artefacto tenía la capacidad de destruir un vehículo o parte de la estructura de un puente.

Ese medio indicó también que el Comando General de las Fuerzas Militares pidió a todas las unidades en el país permanecer “en máximo estado de alerta” con miras al paro nacional previsto para el jueves 21 de noviembre.

Dicho documento está firmado por el comandante de las fuerzas, general Luis Fernando Navarro, en el que “ordena acuartelamiento de primer grado a partir de este lunes a las 6:00 de la mañana”.

La directiva tiene como objetivo que estén atentos a cualquier acto que pueda alterar el orden público y maximizar la seguridad en la “infraestructura económica y las diferentes unidades militares”.

Entre tanto, el coronel Mauricio Barrera, comandante de la Policía de Putumayo dijo que ya se activaron planes de prevención en todos los cascos urbanos del departamento para “asegurar los lugares e infraestructura que puedan ser afectados por personas que vayan a hacer su marcha”.