La decisión se tomó después de escuchar las versiones de los dos patrulleros involucrados sobre lo sucedido con Ordóñez, que terminó muerto después de que le practicaran varios choques eléctricos y lo hubieran golpeado, informó El País.

Según El Tiempo, fue el director de la Policía, general Óscar Atehortúa, el que tomó la decisión, para la cual no procedería ningún recurso.

Inicialmente, la Policía había anunciado que ambos uniformados habían sido retirados de las calles y asignados a labores administrativas, pero con esta determinación quedarán completamente marginados del servicio.

En el transcurso del día, el fiscal Francisco Barbosa anunció que ya fue designado un fiscal especializado en derechos humanos para asumir la investigación.

Asimismo, se detalló que los investigadores consideran que lo ocurrido con Ordóñez no fue un acto de servicio y por ende no es competencia de la Justicia Penal Militar, sino que debe pasar a la justicia ordinaria.

Estos fueron los hechos sucedidos en días pasados, los cuales derivaron en disturbios y protestas que ya llevan dos días consecutivos sin cesar.