El Ministerio Público informó que la decisión contra el uniformado la tomó “al hallarlo responsable disciplinariamente del acceso carnal violento” de la teniente Kelly Sierra, durante la fiesta de fin de año, en noviembre pasado, en el Comando Regional del Cesar.

Además, calificó la conducta cometida por Merchán Prieto “como una falta gravísima cometida a título de dolo”.

La entidad agregó que las pruebas recaudadas “permitieron determinar” que Merchán obligó a Sierra a tener una “relación íntima, la cual no fue consentida y por el contrario se trató de una violación”.

La teniente Kelly Sierra denunció a finales del año pasado que Merchán la violó el 23 de noviembre de 2018 durante una fiesta llevada a cabo en una sede policial en Valledupar, capital departamental.

El pasado 6 de febrero el Ministerio Público suspendió por tres meses a Merchán y afirmó en su momento que éste debía estar recluido por representar peligro para la víctima debido a su cargo y que podía manipular testigos y dificultar la investigación.

El capitán fue capturado el pasado 27 de diciembre en el departamento de La Guajira, pero un día después fue dejado en libertad tras no aceptar la imputación de la Fiscalía. El juicio continúa.

Ante la situación, la Vicepresidencia pidió a inicios de este año a la Procuraduría investigar si hubo negligencia de la Policía o de miembros de esa institución en el caso.