De acuerdo con Caracol Radio, los gatos que provenían de Santa Marta iban a ser dados en adopción en la capital del país; sin embargo, les fueron decomisados a las personas que los transportaban en Piedecuesta, Santander, ya que no cumplían con las condiciones requeridas para movilizarlos, además del extenso tiempo que tendrían que permanecer los animales en el furgón antes de llegar a su destino.

Radio Magdalena destacó que los felinos iban a ser trasladados desde Santa Marta hacia Bogotá debido a la alta presencia de estos animales en condición de calle, lo que deja una mala impresión para los turistas.

“Miles de gatos son abandonados a lo largo de la ciudad de Santa Marta. Se reproducen sin control, mueren en agonía y son víctimas de la indiferencia de una sociedad que ni condena esta situación ni actúa de manera contundente para frenarla”, indicó en el medio Yerly Mozo, defensora de animales en Bogotá.

La animalista María Alejandra Prada, por su parte, destacó en Vanguardia que muchos de los gatos, que fueron rescatados y llevados a una fundación, no venían en guacales (como dice la norma) sino que eran transportados en cajas de pollo, además de que el vehículo no contaba con la autorización para movilizar esa cantidad de animales.

Estos son algunos de los videos de las condiciones en las que eran transportados los animales hacia Bogotá: