Como la entidad de salud que los ladrones nombraron era la misma a la que están afiliados las víctimas, la familia abrió la puerta y dejó ingresar a los delincuentes, informó Noticias Caracol.

Ya dentro de la vivienda, indicó el informativo, los falsos médicos sometieron a los residentes de la vivienda y aprovecharon para robarse 11 millones de pesos. 

Algo similar sucedió en la localidad de Antonio Nariño, en el barrio Eduardo Santos, agregó el medio, donde ladrones se disfrazaron de policías para ingresar a una vivienda y cometer sus fechorías.

Ahí, los delincuentes dijeron que estaban en un operativo para después intimidar a las víctimas con armas y robarlos.

Tanto los falsos médicos como los falsos policías lograron escapar, indicó el noticiero.