El funcionario consideró que el ente acusador “se equivocó al tipificar el delito por el cual decidió presentarlo ante un juez”, explicó Blu Radio.

La Fiscalía lo acusó de fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, municiones y explosivos de uso exclusivo de las Fuerzas Militares, cuando en realidad “debió ser trasladado como presunto responsable del delito de empleo o lanzamiento de sustancias u objetos peligrosos”, añadió la emisora.

Cuando fue capturado, Becerra portaba varias bombas molotov. Al analizar eso, el juez consideró que tenerlas en su poder es peligroso, pero determinó que estos objetos no son de uso exclusivo de la Fuerza Pública.

“No se necesita ir a la Corte para saber si los militares cargan bombas molotov en los bolsillos. Una botella molotov no la usa nunca un policía”, explicó el funcionario en la audiencia, citado por Red+ Noticias.

Por esa razón, consideró que hubo “una interpretación excesiva por parte del fiscal” y declaró ilegal la captura; decisión que fue apelada por el ente acusador, puntualizó el informativo.