En primer lugar, varios hombres armados “vestidos con uniformes azules y chalecos del Gaula”, dispararon a personas que se encontraban en una casa, a la que lanzaron posteriormente una granada, indicó Noticias Caracol.

El comandante de la Policía en la región del Bajo Cauca, Edison Rubiano, afirmó a Blu Radio que los atacantes llegaron en una lancha por el río Cauca, el segundo más importante del país, y detalló que las víctimas aún no han sido identificadas.

Tras el ataque, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, lideró un consejo de seguridad y afirmó en su cuenta de Twitter que hace seguimiento junto a la fuerza pública de los resultados en Caucacia, Cáceres y El Bagre.

“La Gobernación de Antioquia seguirá exigiendo contundencia para la estabilización del Bajo Cauca antioqueño”, subrayó.

Pérez agregó: “Estamos trabajando incansablemente para erradicar la ola de violencia que se viene presentando en el Bajo Cauca”.

Entre tanto, el defensor de derechos humanos en el Bajo Cauca Leiderman Ortiz afirmó al noticiero que la situación “cada día empeora” y que los habitantes de la región “están secuestrados”, ya que considera no es seguro salir a la calle.

El Bajo Cauca antioqueño está conformado por los municipios de Caucasia, El Bagre, Nechí, Tarazá, Cáceres y Zaragoza, y es una subregión fuertemente golpeada por el conflicto generado por el control de las rutas del narcotráfico.

En esa zona operan grupos ilegales como Los Caparrapos y el Clan del Golfo, considerada por el Gobierno como la mayor banda criminal dedicada al narcotráfico, cuyo origen se dio tras la desmovilización en 2006 de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).