Hoteles, moteles y alojamientos temporales volverán a abrir puertas para “fortalecer la economía” de la capital del Tolima, informó la Alcaldía de Ibagué, en un comunicado. 

Los protocolos de reapertura para estos lugares incluyen fijar un máximo de 2 personas por habitación, vigilar el distanciamiento de trabajadores y personas que llegan, permitir el acceso solamente a través de reservas y prohibir la venta de licor y alimentos, detalló la emisora regional La Voz del Pueblo.

Esta decisión busca frenar la crisis del sector hotelero, que ya ha visto millonarias pérdidas y cientos de empleos destruidos, en esa parte del país. 

Los hoteles afiliados han perdido más de 59.000 millones de pesos correspondientes a alojamiento, eventos y operación de restaurantes. Además, se debieron despedir a 353 trabajadores, debido a que el pago de las nóminas se hizo insostenible”, añadió al portal regional El Olfato, Zulma Barrios, directora de Cotelco en Tolima. 

El caso de Ibagué parece ser una de las pocas excepciones en el país. Ya que representantes del gremio afirman que en otras ciudades la reapertura de moteles y hoteles está muy lejos. 

Este viernes, en Cali, los trabajadores de los moteles organizaron un plantón para pedirle a las autoridades que aprueben el regreso de actividades a cientos de empleados del sector, que también incluye a los aparta-hoteles, edificios amoblados y residencias. 

Hicimos un llamado a este plantón porque queremos decirle a la alcaldía y al presidente (Iván Duque) que nosotros somos un gremio importante y que necesitamos trabajar”, dijo a Efe Marcela Aldana, una de las manifestantes.