Tanto los termómetros —cuya eficacia ha sido puesto en duda varias veces—, como los tapetes —que no desinfectan las manos ni zonas de riesgo de transmisión— se han convertido en elementos habituales para las personas que entran a cualquier sitio público. Ahora, en los colegios también son usuales pues se han comprado cientos de estos.

El problema con esa inversión en las instituciones académicas es que ahora están encartadas y se enfrentan a la posibilidad de ‘perder el año’ con un gasto que resultó innecesario.

Después de que durante casi toda la pandemia se usaron estos elementos en los establecimientos públicos y de que los colegios compraron termómetros y tapetes, la alcaldesa Claudia López dijo que usarlos resulta una medida inútil ante el coronavirus.

“Está claro que tapetes con desinfectantes, tomas de temperatura y planillas de datos a las entradas no sirven contra la COVID-19”, resaltó López, en su cuenta de Twitter, a mediados de febrero.

Reclamo de padres de familia por compra inútil de tapetes y termómetros

Cabezas de hogares pobres piden que los recursos sean mejor aprovechados, pues hay niños que no tienen conectividad para sus clases virtuales, mientras la plata se fue en adecuar instalaciones con medidas que no sirven.

Y es que con la salvedad que hizo López, los colegios públicos perdieron su inversión, pues, de acuerdo con Noticias RCN, se compraron 1.151 termómetros y 4.801 tapetes que casi no se han usado pues el retorno a las aulas es gradual.

Jhon Colorado, de la mesa distrital de padres y cuidadores, dice que con esta situación se observa “falta de planeación y un detrimento patrimonial” que debería ser investigado por los entes de control. Otra acusación de improvisación que acumula la Alcaldía de Claudia López.

Pero no solo los colegios oficiales perdieron dinero. Olga Jankovich, representante de la Asociación de Colegios Privados, le dijo al noticiero que solo en la localidad de Engativá se pudieron haber gastado unos 180 millones de pesos en tapetes desinfectantes.

Distrito responde ante compra innecesaria de tapetes y termómetros

Deimania García, subsecretaria de integración interinstitucional, citada por el medio, dijo que esos elementos se pueden seguir usando (aunque no sirvan).

Señaló que se debe hacer énfasis en las medidas efectivas como el uso de tapabocas, el lavado de manos, el distanciamiento y la ventilación de los espacios.

Acá, las declaraciones sobre la compra innecesaria de tapetes y termómetros en los colegios: