De acuerdo con la Alcaldía de Bogotá, el Invima desmintió algunos mitos sobre los populares termómetros infrarrojos: “No generan radiación y tampoco son láser“, aclaró.

“Algunos emiten una luz que sirve como referencia para indicar el punto donde se está tomando la temperatura, la cual no causa ningún daño cerebral o en los ojos”, resaltó.

Sin embargo, luego explicó que para usarlos se puede apuntar el sensor del termómetro a “frente, sien o antebrazo”. Esto último, según un video publicado por un médico mexicano en redes sociales, podría no arrojar un resultado apropiado.

El doctor Iván Arriola demostró que el termómetro puede dar un resultado significativamente distinto al apuntarlo a la frente y al antebrazo de una persona con COVID-19. Mientras en su cabeza se detectaron 39,9 grados de fiebre, en su brazo la temperatura era de solo 36,4.

El galeno Isaac Chávez agregó que cada parte del cuerpo tiene su propia temperatura y que esta puede cambiar entre una persona y otra, por lo que los resultados de por sí pueden variar mucho y resultar inexactos y poco concluyentes.

“Por el miedo infundado al termómetro infrarrojo, muchas personas exigen que les tomen la temperatura en la muñeca, sin saber que al hacerlo están propiciando un resultado inexacto“, indica por su parte la web Salud con lupa.

Ese sitio señala que, aunque hay termómetros que sirven para tomar la temperatura en distintas partes del cuerpo, la mayoría son para la frente. También advierte que los resultados no siempre se toman bien por falta de paciencia al aplicarlos, pero reconoce que tampoco son garantías suficientes para determinar si una persona tiene fiebre, que es uno de los principales síntomas de COVID-19.

Noticias falsas sobre la toma de temperatura en la frente

El temor que muchas personas tienen a que se les tome la temperatura corporal en la cabeza surge a partir de noticias falsas que se han distribuido principalmente en redes sociales y cadenas WhatsApp. Según estas, expertos de dudosa credibilidad sostienen que los aparatos que se usan para ello pueden causar daños cerebrales.

El sitio español Maldita dice que uno de estos bulos cita a una supuesta enfermera australiana para advertir que el uso de estos en la frente puede ser perjudicial para la salud. Sin embargo, Pablo Eguia, vocal de la Sociedad Española de Neurología, explicó a esa web que estos dispositivos “no emiten ninguna señal perjudicial y por tanto no dañan nuestro organismo”.

Asimismo se lo confirmaron a ese medio al menos 4 especialistas más, incluidos neurólogos y oftalmólogos, quienes coinciden en que no existe peligro real al usarlos en donde debe ser para que puedan ser funcionales en la medida de sus poibilidades.