Pero eso no es todo, de acuerdo con Nubia Esperanza Bautista, subdirectora de enfermedades no transmisibles de la cartera, el coronavirus genera trastornos del desarrollo, enfermedades neurodegenerativas, demencias, secuelas de eventos cerebro vasculares o de traumas cráneo encefálicos, entre otras.

La evidencia encontrada por expertos en pacientes con COVID-19, según Bautista, dejó al descubierto que las afectaciones del virus en el sistema neuromuscular desencadenan fuertes dolores de cabeza, mareo, dolor muscular, pérdida del olfato y lesiones difusas en el cerebro.

“El 57 % de los pacientes hospitalizados por COVID-19 presentan un síntoma neurológico asociado, como infarto cerebral, dolores musculares generalizados, vértigo, alteración de conciencia y convulsiones, especialmente en adultos mayores”, indicó Walter González Salazar, neurólogo miembro de la Asociación Colombiana de Neurología y presidente de la Comisión Técnica de la Liga Colombiana contra la Epilepsia.

Según destacó CNN, un estudio español y otro británico demostraron que un porcentaje de personas con COVID-19 presentaron isquemia y degeneración en el cerebro, además de compromiso en sus nervios.

El experto advirtió que el infarto cerebral es uno de los efectos potenciales del coronavirus en adultos mayores, pacientes con hipertensión arterial, personas con enfermedades cardiacas y metabólicas, por lo que hizo una invitación a la población a acatar las recomendaciones y normas expedidas por las autoridades para frenar el avance de la enfermedad.