Y es que, efectivamente, en sus más recientes apariciones en público, especialmente por televisión, el presidente de la república ha aparecido con un rictus que mezcla agotamiento, adustez, pero también calma y seguridad.

Para algunos, son síntomas de enfermedad. Pero hay que recordar que el mandatario se ha hecho ya dos pruebas que han resultado negativas para coronavirus.

La respuesta, según Darcy Quinn, de Caracol Radio, es que el presidente luce así porque “está trabajando como todo el gabinete, las 24 horas”.

“También hay que reconocer que todos los ministerios, como toca, además, y las autoridades de todas las ciudades del país, están trabajando incansablemente”, agregó Quinn. “Se les han hecho también las pruebas del coronavirus a todos los ministros del Gabinete, a los consejeros, y todos han salido negativos”.

Según la periodista, en el Gobierno “están tomando todos los niveles de precaución porque también se tienen que reunir. Lo hacen con los dos metros de distancia, guardando todos los protocolos”.

“Pero para que no llegue un foco de infección a todas esas reuniones, constantemente se están practicando esas pruebas y no son ciertos los rumores”, precisó. “En este momento están todos negativos”.

Esta información parece trivial, pero saber del estado de salud del gobernante de una nación, sea cual sea su filiación política, es importante por lo que simboliza.

No se puede negar que el país entró en una expectativa adicional a la del coronavirus cuando se supo que el alcalde de Popayán, Juan Carlos López, había asistido a una reunión con el presidente, los ministros, gobernadores y alcaldes, sin informar que había estado en Europa. Después dio positivo para COVID-19.