El padre Juan Pablo hace parte del tribunal eclesiástico de la diócesis Zipaquirá (Cundinamarca) y aunque no tiene una parroquia designada, colabora con las eucaristías que se hacen en el centro comercial Centro Chía y en la Clínica Universitaria de La Sabana.

Desde el pasado domingo 22 de marzo comenzó a subir, en las mañanas, en su cuenta de YouTube las misas para aquellos católicos que, a pesar de que las iglesias están cerradas, buscan conectarse con Dios.

Empecé (a dar las misas por Internet) por la necesidad que tenemos todos de encontrar a Dios a pesar de que las puertas de los templos están cerradas. Encontrar medios para dejarnos encontrar por Dios”, le dijo a Pulzo el padre Juan Pablo, quien aseguró que dará las eucaristías hasta que la situación vuelva a la normalidad.

El sacerdote le dijo a Pulzo que hoy vive como un colombiano más que debe cumplir con las medidas tomadas por las autoridades para detener la propagación del COVID-19, que en el país ya supera los 300 casos confirmados.

Por último, el padre Juan Pablo Galvis le dejó un mensaje a todos los colombianos, católicos o no, que desde el pasado viernes están en el aislamiento preventivo, el cual se alargará por lo menos hasta el próximo 13 de abril.

Muchos le tienen miedo a la soledad y al silencio. No descubren lo maravilloso que es poder encontrarse con uno mismo, con la familia y con Dios, en medio de estas circunstancias. Hay que aprovechar al máximo este tiempo para descubrir y renovar ese amor por la pareja, por los hijos, por Dios. Poder descubrir que todos tenemos algo que aportarle a la sociedad a través de nuestro ‘encierro’. Juntos como ciudadanos y personas de bien podemos demostrarle a los niños y a las próximas generaciones que hay valores que mantener”, expresó el padre a Pulzo.