Los delincuentes llegaron en moto hasta una casa e intentaron engañar a una mujer para que les diera la custodia de su pequeño hijo, informó el portal regional Zona Cero.

Al llegar a la vivienda, los falsos funcionarios del ICBF le dijeron a la mujer que ella no tenía las garantías para cuidar a su hijo y le advirtieron que se lo iban a llevar para su cuidado, añadió ese medio.

Ante la clara negativa de la mujer, familiares del menor se hicieron presentes e indagaron acerca de la supuesta razón por la que los falsos funcionarios se iban a llevar al pequeño, agregó Caracol Radio.

Fue allí cuando los supuestos trabajadores de la entidad se fueron rápidamente del sitio, dejando al niño en su hogar, indicó esa emisora.

El intento de hurto del niño fue denunciado por la familia ante la Comisaría de Familia de ese municipio costero del departamento de Córdoba, señaló esa frecuencia radial.

Al respecto, el ICBF emitió un comunicado en el que alertó a los padres de familia acerca de una modalidad delincuencial que consiste en falsos funcionarios que secuestran a niños de sus viviendas.

“Frente a los hechos ocurridos en San Antero, en el departamento de Córdoba, el ICBF advirtió a la comunidad que en los procedimientos adelantados para el restablecimiento de derechos a niños, niñas y adolescentes, los equipos de profesionales del Instituto no se desplazan en motocicletas y siempre van identificados, portando carnés, prendas y papelería oficial”, señaló la entidad, en su misiva.

Asimismo, el ICBF detalló que el “rescate o retiro de un niño o niña de su lugar de residencia” se hace únicamente con orden de autoridades administrativas o judiciales, las cuales deben estar presentes al momento de la diligencia.

“El ICBF le reitera a los padres de familia que deben estar atentos ante cualquier situación que involucre a sus hijos y que no duden en comunicarse a las líneas 141 y 01 8000 918 080 para resolver inquietudes respecto de los procedimientos que adelanta la entidad”, concluyó esa dependencia, en un comunicado.

El hecho se dio en el municipio de San Antero, Córdoba: