López manifestó que la capital del país ya está viviendo el tercer pico de la pandemia y añadió que además de las dos medidas anunciadas en la mañana de este lunes, podrían llegar más acciones próximamente.

Las dos medidas consisten en suspender los procedimientos médicos no ligados al COVID-19 (que requieran camas UCI) y en convocar a las EPS para una reunión.

La alcaldesa indicó que la cita con las EPS será para discutir tres puntos:

  1. Habilitar camas UCI adicionales.
  2. Maximizar número de pruebas.
  3. Maximizar el cerco epidemiológico.

Adicionalmente, López no cerró las puertas a medidas más estrictas como los confinamientos por localidades o el toque de queda nocturno.

Agregó que estas medidas más contundentes, pertenecientes a la alerta naranja en la capital del país, se discutirán a las 2 de la tarde con el Gobierno Nacional.

La última vez que Bogotá había estado en alerta naranja fue el pasado 5 de febrero, cuando la ocupación de camas UCI en Bogotá llegó al 76 %. Con corte al 5 de abril, la ocupación de camas UCI en la ciudad es de un 64 %, según indica la Secretaría de Salud de Bogotá.

Este fue el anuncio de Claudia López: